Día 6: Parque Nacional Vatnajökull

Facebooktwittergoogle_pluspinteresttumblrmail

El Parque Nacional Vatnajökull es el más grande de toda Europa. Tiene una extensión de unos 12.000 km², así que ocupa un 12% de Islandia. Este inmenso Parque Nacional se divide en otros más pequeños como son Jökulsárgljúfur y Skaftafell. Además contiene el glaciar del mismo nombre, Vatnajökull. Este glaciar es el segundo más extenso de Europa y el primero en volumen. Como podéis ver Islandia es un país de records. Se puede comprobar en todos sus paisajes que son impresionantes. En el post de hoy os vamos a contar qué podéis ver en el Parque Nacional Vatnajökull y en los alrededores.

Parque nacional Vatnajökull

Noe al pie de la cascada Svartifoss

Parque Nacional Vatnajökull: Ferry de vuelta

Empezamos el día en nuestras cabañas de Heimaey. Como os dijimos, es la única isla habitada del archipielago de las Vestman. Nuestro ferry para volver a tierra firme salía a las 8:30. Como había que estar allí una media hora antes, hoy nos tocaba madrugar. Después del viaje de ida, al no estar muy acostumbrados a navegar, preferíamos desayunar después del trayecto 🙂 En las cabañas que os comentamos en el post anterior no nos entraba desayuno. Tampoco nos apetecía comer nada porque era bastante temprano. Con la lección aprendida de ayer, dejamos el coche enfilado en su posición para subir al ferry. Noe se fue a la oficina con su ticket de vuelta para subir por la pasarela que comunicaba con el ferry. 

Parque nacional Vatnajökull

David con la cascada Svartifoss al fondo

Aun siendo solo media hora de viaje, la vuelta se hizo mucho más corta. David se subió a cubierta para hacer unas tomas de la isla al abandonarla. Aprovechad si hace buen tiempo para despediros de las islas Vestman desde la cubierta del barco, merece mucho la pena. Noe descubrió las salas/cine del ferry y estuvo viendo unos capítulos de Friends. Así que casi sin enterarnos llegamos de nuevo a tierra firme en Islandia. Saliendo de la carretera 254 hacia la carretera 1 había una pequeña área de descanso. Aquí aprovechamos a desayunar. La mañana era fresca pero había salido un día muy despejado. Después del trayecto en ferry nos había entrado hambre, así que desayunamos con ganas.

Parque Nacional Vatnajökull: Vík

Este día como habíamos retrocedido unos cuantos kilómetros, nos tocaba una hora de trayecto por la carretera 1 hasta llegar a Vik. Volvimos a pasar por las preciosas cascadas Seljalandsfoss y Skógáfoss, que pudimos apreciar un poco desde la carretera. Con más tiempo, seguro que las hubiéramos visitado de nuevo. Ya nos quedamos con ellas en nuestras retinas hace dos días. Hoy también disfrutaríamos de otras cascadas y de alguna sorpresa más. En Vik aprovechamos para repostar gasolina y ya de paso hacer una visita al baño. Al final de este pueblo hay un gran centro comercial con restaurantes, gasolinera N1 y también un Kronan. Como nos gustó tanto la bollería y la panadería de este supermercado, compramos un pan y alguna cosilla más para los días posteriores.

Parque nacional Vatnajökull

David y Noe en la cascada Svartifoss

Nuestra siguiente visita apuntada sería Kirkjugólf en Kirkjubæjarklaustur, un pequeño pueblo del sur de Islandia. En toda esta zona que va desde Vik por la carretera 1, podéis disfrutar de los sandar. Una gigantesca planicie formada por sedimentos de los ríos formados por el deshielo de los glaciares. En este caso, están formadas por el glaciar Vatnajökull. Estas grandes planicies se extienden kilómetros y kilómetros hasta el mar. Como os decíamos antes, Islandia es un país de records, y esta zona de sandar es la más extensa de todo el mundo. El paisaje es impresionante, ya que a la izquierda de la carretera podréis observar las vistas del glaciar Vatnajökull y a la derecha estas curiosas formaciones. Por cierto, por esta carretera y esta zona, os daréis cuenta de la poca densidad de población que hay en Islandia.

Parque nacional Vatnajökull

David y Noe en el campo de lava camino de Skaftafell

Parque Nacional Vatnajökull: Laufskálavarða

Antes de llegar a Kirkjugólf, paramos por casualidad en un lugar llamado Laufskálavarða. Desde Vík hay unos 40 kilómetros. Un sitio donde existió una granja allá por el año 894 y fue arrasada por el volcán Katla. La leyenda dice que todo el mundo que pasaba por aquí la primera vez en su viaje, tenía que dejar una piedra para tener buena suerte. Incluso la administración pública tuvo la idea de llevar piedras a esta zona para que se pudiera seguir con la tradición. Uno de los cientos de mitos y leyendas que podréis disfrutar en este bonito país. Como os hemos dicho en muchos post anteriores, lo mejor de Islandia es parar donde queráis y donde creáis que puede haber algo para ver. No es que los sitios estén muy indicados pero en este país hay que ir con mil ojos para parar en cualquier sitio.

Parque nacional Vatnajökull

Noe en las formaciones rocosas de Laufskálavarða

Entre Laufskálavarða y Kirkjubæjarklaustur hay una zona en la que os fijaréis segurísimo. Se trata de un campo gigantesco de lava en el que se forman los típicos montículos con musgo. Tenéis la posibilidad de parar con el coche en una zona habilitada con aparcamiento. Aquí podéis hacer un pequeño sendero circular para disfrutar de estas curiosas formaciones de campos de lava. Al final de este viaje, en la península de Snæfellsnes también podremos disfrutar de estas formaciones. Aunque creemos que esta extensión que estamos viendo hoy es muchísimo más grande.

Parque nacional Vatnajökull

Campo de lava camino de Skaftafell

Parque Nacional Vatnajökull: Kirkjugólf

En Kirkjubæjarklaustur tenéis la posibilidad de realizar un bonito sendero de unos 4 kilómetros. Podréis disfrutar de la cascada Systrafoss, el lago Systravatn y el famoso “suelo de Iglesia”. Esta es la traducción de Kirkjugólf. Nosotros fuimos directamente al aparcamiento para ver esta curiosa formación. Viniendo por la carretera 1, os tenéis que desviar hacia la carretera 203. Un poco más adelante podréis observar un pequeño aparcamiento a la izquierda de la carretera. A partir de aquí hay un pequeño paseo de unos cinco minutos para ver el famoso “suelo de Iglesia”. Para los que hayan estado en la “calzada de los Gigantes” en Irlanda del Norte, quizá sea algo decepcionante. Pero bueno tampoco es que haya que desviarse mucho para verlo. Eso sí, si vais justos de tiempo es una visita que se puede obviar.

Parque nacional Vatnajökull

Noe en Kirkjugólf (suelo de Iglesia)

Parque Nacional Vatnajökull: Foss a Sidu

Como todos los días en Islandia, no hay uno que se precie en el que no veamos una cascada. La primera del día era Foss a Sidu. Una pequeña cascada que está a solo 12 kilómetros del aparcamiento para ver Kirkjugólf, en la misma carretera 1. Y como ya os hemos avisado antes, un poco más adelante en la misma carretera pudimos disfrutar de un paisaje impresionante, donde el río trazaba unas pequeñas cascadas con las montañas de fondo. La verdad que este país es una maravilla si te gustan los paisajes y la naturaleza.

Parque nacional Vatnajökull

David y Noe en la cascada Foss a Sidu

Parque nacional Vatnajökull

Noe en la cascada Hundafoss, camino a Svartifoss

Parque Nacional Vatnajökull: Skaftafell

 Nos tocaban 57 kilómetros de carretera para llegar al Parque Nacional Skaftafell. Aquí haríamos nuestro primer sendero del día. Skaftafell es un buen sitio para los amantes de los senderos. También podéis realizar caminatas por el glaciar Vatnajökull con crampones. En este parque tenéis multitud de senderos para hacer, más largos y más cortos según el tiempo del que dispongáis. En el mismo parque tenéis camping, restaurante, baños, con lo que está muy bien acondicionado. Nosotros elegimos el sendero para ver la famosa Svartifoss, la cascada negra. Antes de realizar el sendero, como ya era hora de comer, aprovechamos a prepararnos unos buenos bocatas con el pan que habíamos comprado en Vík.

Parque nacional Vatnajökull

David camino de Svartifoss con el glaciar Vatnajökull al fondo

Después de coger fuerzas nos dirigimos al empiece del sendero para ver la cascada Svartifoss. Aquí tenéis distintas opciones. Hay un sendero circular de unos 6 kilómetros, que llega a Svartifoss y luego cruza el arroyo para subir hasta el mirador de Sjónarsker. Nosotros este sendero lo acortamos un poco. Hicimos una ida/vuelta hasta la cascada Svartifoss, para volver por el mismo camino. Si elegís este sendero, en unos 45 minutos sin prisas, llegaréis hasta la cascada. Como la vuelta es cuesta abajo, en unos 20 minutos podréis estar de nuevo en el centro de visitantes. Os dejamos este vídeo para que veáis más detalles sobre el sendero:

Parque Nacional Vatnajökull: Svínafellsjökull

Nada más salir de Skaftafell a la carretera 1, en unos 750 metros hay un desvío hacia la izquierda marcado como “Svínafellsjökull”. Por esta carretera de tierra, que en algunos tramos está muy bacheada, podréis llegar hasta una de las lenguas del glaciar Vatnajökull. El aparcamiento está en la misma lengua del glaciar, así que si no queréis caminar mucho la podréis apreciar a simple vista. Para los que queráis andar un poco más, podréis seguir por el sendero, en algunos tramos un poco escarpado.

Parque nacional Vatnajökull

David y Noe en el glaciar Svínafellsjökull

Parque Nacional Vatnajökull: Fjallsárlón

Ya empezaba a atardecer, así que teníamos que darnos prisa para ver nuestras últimas dos visitas. Nos quedaba quizá el plato más fuerte del día para nuestro gusto. Íbamos a visitar las dos lagunas glaciares de la zona, Fjallsárlón y Jökulsárlón. Desde el Parque Nacional de Skaftafell tenéis unos 50 kilómetros a la primera de las lagunas. Os aconsejamos hacer la visita en este orden. Primero Fjallsárlón y luego Jökulsárlón, ya que si lo hacéis al revés Fjallsárlón os va a decepcionar.

Parque nacional Vatnajökull

David y Noe en la laguna Fjallsárlón

Desde el aparcamiento de Fjallsárlón tenéis un sendero de unos 400 metros hasta la laguna. Aquí hay una cafetería, aunque cuando fuimos nosotros estaba cerrada. La vista desde arriba del sendero es impresionante, y podréis observar el glaciar Vatnajökull en todo su esplendor. Quizá la vista desde abajo al pie de la laguna no es tan impresionante. En temporada alta tenéis la posibilidad de realizar tours por la misma laguna con unos barcos, que son como una especie de zodiacs.

Parque nacional Vatnajökull

Vista de la laguna Fjallsárlón desde lo alto del sendero

Parque nacional Vatnajökull

Vista al atardecer de la laguna Jökulsárlón

Parque Nacional Vatnajökull: Jökulsárlón

Desde Fjallsárlón a Jökulsárlón no hay más de diez minutos, unos 10 kilómetros en coche. Os recomendamos que antes de llegar os perdáis por alguno de los múltiples desvíos que hay hacia la laguna. La podréis observar en soledad sin mucha gente alrededor, aunque la mejor vista es la que hay después del puente. Si no tenéis mucho tiempo, esta tendría que ser vuestra parada obligatoria. Nosotros paramos antes de llegar al puente, donde puedes llegar casi al pie de la laguna. La vista es impresionante, y nos emocionamos al ver semejante paisaje. El momento es indescriptible, y además cuando vemos que hay multitud de focas, la visita ya se hace insuperable. Pensábamos que en este sitio no había focas. Lo mejor es que fue el único lugar de Islandia donde las pudimos observar.
Parque nacional Vatnajökull

David y Noe en la laguna Jökulsárlón

En este momento del día, el mar tiene más fuerza que la propia laguna, por lo que el agua entra y suponemos que es por lo que hay tantas focas, que aprovechan a pescar peces en su interior. Probablemente sea el momento más mágico de nuestra visita en Islandia. Cruzamos el puente para ver Jökulsárlón desde el otro lado. Aquí podéis llegar hasta el pie de la laguna. Podréis meter la mano para ver lo fría que está el agua, e incluso podréis coger algún trozo de hielo. Nosotros tenemos suerte y vemos moverse un gran trozo de iceberg desde la laguna hacia el mar. Sinceramente las fotos no hacen justicia a este asombroso lugar.

Parque nacional Vatnajökull

Vista al atardecer de la laguna Jökulsárlón

Parque Nacional Vatnajökull: Höfn

El día ya anochece y aún tenemos que llegar a nuestro alojamiento en Höfn. Si tenéis la posibilidad de alojaros cerca, podréis disfrutar de Jökulsárlón con el sol del amanecer. Dicen que esta laguna hay que verla con distinta luz. En nuestro caso, con los pocos alojamientos que hay por la zona, tuvimos que reservar sitio en Höfn. Desde la laguna tenemos aún unos 80 kilómetros, una hora más o menos, para llegar a nuestra guesthouse. Con las imágenes de Jökulsárlón aún en nuestra retina, hacemos el camino hasta Höfn muy contentos de haber podido disfrutar de este espectáculo de la naturaleza.

Parque nacional Vatnajökull

Noe en un área de descanso en Islandia

Höfn es un puerto pesquero con una población de unos 1.600 habitantes. Es la única ciudad que podréis encontrar en esta zona. Con el cansancio de la conducción y en nuestras piernas, aunque muy contentos con el día de visitas que hemos tenido hoy, llegamos a nuestra guesthouse. Nos alojamos en Old Airline Guesthouse, un alojamiento que recomendamos por su buena situación en el pueblo, lo simpática que es su dueña y las instalaciones que tiene. Las habitaciones son amplias, los baños a compartir y las zonas comunes también.

Parque nacional Vatnajökull

Pizza Festival Lobster en Íshúsid Pizzeria

Parque Nacional Vatnajökull: Restaurante

Como ya hace tiempo de nuestra última comida, el hambre aprieta. Nos vamos directos al centro del pueblo, cerca del puerto, donde teníamos apuntado un restaurante que prepara unas pizzas muy buenasÍshúsid Pizzeria. Preparan unas pizzas buenísimas, en las que podréis disfrutar de las famosas “langostas” de Höfn. Aunque no son langostas como las conocemos nosotros, si no que serían como unas cigalas en España. Cogemos las dos pizzas, que según una de las simpáticas empleadas, eran las más consumidas en el local: la pizza festival lobster y la pizza Ali Capone. Por unas 6.300 ISK, unos 50€, nos comemos un par de pizzas de buen tamaño. Caro para España, pero el precio medio de Islandia.

Parque nacional Vatnajökull

Pizza Ali Capone en Íshúsid Pizzeria

Desde el restaurante volvemos a la guesthouse para poder descansar y poder hacer un resumen de esta bonita jornada en Islandia. Mañana nos tocaba un duro día de carretera para poder ver los impresionantes fiordos del este.

Mapa 

Compartimos con vosotros el siguiente mapa donde podréis consultar el itinerario del día. También encontrareis en él los puntos de interés, restaurantes y mucha más información 😛 .

Booking.com
Facebooktwittergoogle_pluspinteresttumblrmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Si quieres seguir viajando con nosotros, suscríbete: